Eladio Dieste, la forma y la materia

Descubrí al ingeniero uruguayo Eladio Dieste a través de la correspondencia con su tío, el escritor gallego Rafael Dieste, hace ya algunos años [1]. Al igual que en las cartas entre Rafael Dieste e Isaac Díaz Pardo, además de humor e inteligencia, hay un sorprendente interés por la geometría ―la forma como parte esencial del mundo, de su «orden profundo»―. Pero ambos comparten además una cierta visión del mundo ―y de la geometría― como recuerda Eladio Dieste en un texto de homenaje a su tío [2] cuando dice que «nosotros creemos que nuestra relación con el mundo […] se parece más al acto de ver que a la creación de una suerte de contabilidad universal del conocimiento». Todavía recuerdo la sorpresa que me produjeron las primeras imágenes que pude ver de su obra en la edición digital de una revista norteamericana al hilo del homenaje que le ofrecieron MOMAMIT y Princeton University en 2005.

Hace un par de semanas visitaba una de sus primeras obras, la iglesia de Atlántida, un modesto encargo cerca de la estación balnearia de Atlántida (Uruguay), que no estaba destinado a los visitantes, sino a los habitantes del lugar. De hecho, el ingeniero Dieste había recibido en 1952 el encargo de construir un galpón que pudiese ser usado como iglesia. Entre 1958 y 1960, con un costo «igual al de un galpón», Dieste hace uso de un rigor científico y técnico excepcional para lograr con una economía de medios sorprendente una obra de una increíble ligereza y plasticidad.

Planta

Cortes longitudinal y transversal

Dieste construye una nave rectangular flanqueada por una sucesión de conoides de directriz recta en la base y ondulada en la parte superior (figura 1). La cubierta se apoya sobre el paramento a lo largo de esa curva ondulada horizontal (figura 2). En realidad, la ondulación de los muros laterales está determinada por la propia ondulación de la cubierta lo que otorga al conjunto un inusual aspecto de movilidad (figura 3). El diseño de la cubierta es un ejemplo magistral de equilibrio entre visión geométrica, rigor físico-matemático y destreza constructiva donde Dieste combina su primera propuesta de bóveda gausa con la creación de la técnica de la cerámica armada que le hará famoso más tarde.

lateral

Figura 1

cubierta

Figura 2

nave

Figura 3

Dieste propone el uso de una catenaria invertida como directriz anterior de la bóveda, algo visible en el croquis general y en la imagen de la fachada, lo que minimiza las tensiones y reduce el esfuerzo a la compresión por el peso propio [3]. Esto le permitirá reducir el espesor de la lámina y aumentar la luz a cubrir. A diferencia de las cubiertas autoportantes que construirá más tarde, con directriz catenaria y generatriz recta [4], Dieste resuelve el problema del pandeo ondulando la cubierta en la dirección longitudinal. Si se desplaza la catenaria haciendo variar la flecha, pero los puntos de arranque se mantienen en dos rectas paralelas, la longitud de la catenaria aumentará con la flecha. A menudo Dieste interrumpirá la onda longitudinal para alojar lucernarios verticales [5]. Si se hace variar la amplitud de la catenaria, pero no se altera su curvatura, está claro que las sucesivas catenarias deben apoyarse en dos curvas onduladas horizontales, ambas simétricas respecto del eje central de la nave [6]. Sin embargo, en la iglesia de Atlántida, Dieste usa una variante más compleja en la que la curvatura aumenta con la luz (figura 3).

cubiertaanimada

Pero Dieste no se contenta con usar la geometría laminar más adecuada para aligerar la construcción. Al contrario, a partir de su experiencia en el diseño de láminas de hormigón armado, idea un nuevo tipo de estructura en la que bastaría la combinación de la rigidez que aporta la forma de la cubierta con la rigidez de unas dovelas bien talladas para hacer actuar a la lámina como una unidad. Como los ladrillos no son dovelas, Dieste usa armaduras ligeras de hierro para lograr esa unidad estructural. Además aprovecha que los ladrillos absorben rápidamente la humedad del mortero para acelerar las operaciones de cimbrado y descimbrado por medio de encofrados móviles. Es el método de la cerámica estructural o cerámica armada que aporta rapidez y economía a la construcción.

Nos dice Dieste que «no podemos, pues, posponer para la ciudad futura la belleza y la dignidad que tanto necesitamos para resistir el rigor de la vida» y con su obra nos enseña que la forma y la materia son la sustancia de esa belleza necesitada.

Gracias a Matilde, Mauricio y Richard por todo.

[1] Lo novelesco, una constante en la vida y la obra de Rafael Dieste, parece consustancial a la historia de los Dieste y puede ayudar a entender que Rafael Dieste haya nacido en Rianxo (España) en 1899 y su sobrino Eladio Dieste en Artigas (Uruguay) en 1917. Ignoro si hay traza escrita de la llegada del padre de Rafael, Eladio Dieste y Muriel, a la costa atlántica uruguaya hacia 1870. Aunque quizás haya otro modo de resolver la paradoja, pues al decir de Rafael Dieste: «Visto desde Galicia el Mundo es eucarístico, es decir, sin partes. Y así no ha de extrañar que para quien ha visto allí la luz del mundo, Galicia misma tenga confines indeterminados, se dilate sin término en el espacio y en el tiempo y, en resumidas cuentas, sea ella misma el Mundo».

[2] Eladio Dieste, Sobre las investigaciones geométricas de Rafael Dieste, en Rafael Dieste. La creación como el puro amanecer constante de la palabra. Documentos A, 1 (1991), pp. 133-138.

[3] La ecuación de la catenaria invertida se escribe

y = k \big( cosh(\frac{a}{2k}) - cosh(\frac{x}{k}) \big)

donde a es la amplitud descrita en la figura 4. Se llama flecha al valor

h = k \big( cosh(\frac{a}{2k}) - 1 \big)

que toma y cuando x=0.

Figura 4

Figura 4

La longitud de la catenaria viene dada por

{l = 2 \, k \, senh(\frac{a}{2k})}.

Sus propiedades físicas pueden verse en un curso interactivo de la UPV-EHU o en la versión inglesa de la Wikipedia.

[4] Dieste usa este tipo de cubierta en la Casa Dieste (1961 -1963).

[5] Así puede verse en la Fabrica TEM S.A. de Montevideo (1960-1962), el Mercado Central de Porto Alegre (1969-1972) o el Depósito Julio Herrera y Obes (1977-79) también en el puerto de Montevideo.

[6] Esta solución puede verse en el silo horizontal de la Cooperativa Agrícola de Young Limitada (CADYL) construido en Young (Uruguay) en 1978 y en el posterior construido en Nueva Palmira (Uruguay) entre 1982 y 1987.

Licencia de Creative Commons
Eladio Dieste, la forma y la materia by Fernando Alcalde is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 Internacional License.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s